H1nrV8hsb_930x525

Hijos de empresarios: el mandato familiar y también el proyecto propio

Posteado el 09. Oct, 2017 por en Prensa

Publicado en https://www.clarin.com/economia/hijos-empresarios-mandato-familiar-proyecto-propio_0_H1H8pSni-.html

Los hijos de empresarios de hoy tienen latentes, o explícitos, los mismos conflictos que las generaciones que los antecedieron. Pero hoy la tecnología y las comunicaciones les permiten avanzar en más de un proyecto a la vez, a pesar de que el día tiene sólo 24 horas. Ése, quizás, sea el elemento novedoso y que planea en varias de los diez casos que presenta la Nota de Tapa de la edición de octubre de Revista Pymes.

A lo largo de la nota, la generación que llega en las familias Percarmona, Karagozian, Cabrales y Basso, entre otros, va desgranando proyectos que a veces están ligados a la empresa de manera directa (Ciudadela forma parte de TN Platx, por ejemplo, pero como una unidad de negocios separada) o completamente separada (SmarBio es un proyecto de Leandro Basso, ajeno a la fabricante de válvulas de Rafaela que encabezan su padre y su tío). Hay ejemplos de firmas chicas y medianas, como Don Antonio Alimentos, Marketic o Vieytes Bazaar, en los que los hijos no se vieron en la obligación de seguir el mandato familiar, pero sin embargo la empresa de la familia terminó siendo su elección de fondo.

José Berra, titular de la consultora Berra y Asociados y director del Programa Hijos Empresarios, asegura que son pocos los hijos que trabajan en la empresa familiar y un día optan por dar un paso al costado. “En algunos casos, cuando el padre ha pasado los 60 años y el hijo, con más de 30, se da cuenta de que a pesar de tener los conocimientos necesarios, no logra que su padre le delegue cuestiones de importancia, o lo critica y lo atosiga con indicaciones, es posible que empiece a tomar distancia. También pueden ser motivos de alejamiento aspirar a una vida más tranquila, en la que en el almuerzo de los domingos no se hable exclusivamente de impuestos, sindicatos o de la caída de las ventas. Y una última razón es que el hijo haya recibido educación universitaria y desee completar su desarrollo profesional en un ámbito de empresas de mayor envergadura, o dirigir su propia empresa”.

Dice el psicólogo Jorge Hambra, titular del Club Argentino de Negocios de Familia, que la decisión de armar el emprendimiento propio por fuera de la empresa familiar reconoce orígenes diversos: “Son fenómenos complejos, nunca emergen de causas simples. Para que una decisión de este tipo se instale en la mente y en el espíritu de un joven emprendedor hay que considerar múltiples factores”.

El especialista asegura que la lista de motivaciones que explican que el hijo de un empresario elija continuar en la empresa puede ser amplia y diversa: desde la comodidad y el mandato hasta el apego emocional a la tradición familiar, y el deseo de formar parte de una continuidad histórica.

Por su parte Santiago Antognoli, titular de la consultora Negocios de Familia, dice que si el hijo hereda el espíritu emprendedor del padre, en la empresa familiar se siente como un león enjaulado. “Si la empresa creció, ya no necesita tanto un emprendedor, sino un empresario. Alguien ordenado, que delegue, sea líder de grupo y maneje la empresa por números. Ésta es la encrucijada que muchas veces enfrenta el fundador, mientras el hijo decide entre quedarse o emprender por su cuenta”, agrega.

Comentários cerrados.