¿Todos pertenecemos a la Empresa Familiar?

Posteado el 28. Sep, 2016 por en Encuentros Empresarios, Innovación y Desarrollo, Protocolo Familiar, Socios, Sucesores

¿Todos pertenecemos a la empresa familiar?
Existen básicamente tres tipos de familiares muy distintos, un círculo íntimo formado por padres, hijos, hermanos y nietos. Uno siguiente de parientes directos, sobrinos, primos, tíos. Y un tercero de parientes políticos. Pueden pertenecer todos a la empresa familiar o no, esta es una decisión particular de cada grupo familiar. Sin embargo establecer la diferencia en rol, función y participación de sus integrantes ayudará a mantener relaciones saludables tanto en el aspecto familiar como en los negocios.
Sí existen tres niveles de familiares muy distintos, pretender dar el mismo trato a todos genera una gran cantidad de dificultades, y produce fuertes dolores y resentimientos. Porque más allá de la confianza y el cariño estos tres círculos existen y no son lo mismo. Aunque a menudo se escuche: “Trabajamos hace tanto tiempo juntos es como si fuera mi…” esto no es cierto, ni siquiera en el corazón de quien lo dice. ¿Por qué no establecer en blanco y negro cómo son las cosas? Generalmente porque es muy difícil de hablar de cuestiones que mezclan los afectos, pero al no hacerlos estamos comprando problemas futuros. Y no sólo los compramos, les echamos fertilizantes, los regamos van creciendo, hasta llegar al día en que tenemos un problema grave.
Por otra parte hay que considerar que las personas que no están en el negocio y que solamente vienen a reunirse en navidad, no se encuentran fuera del negocio, todo lo contrario. Este es un error que se suele cometer y es necesario evitar, porque si están dentro de la familia, de alguna manera están en el negocio. Integrarlas y participarles información (organizada para ellos) acerca del negocio traerá grandes beneficios y evitara presiones permanentes en los integrantes de la empresa.
Integrar o no a los diversos parientes al negocio familiar es una decisión muy particular de cada grupo humano, Tiene que ver con la visión de futuro, los valores de cada familia, y su forma de interpretación. Una vez tomada la decisión es importante detallar las reglas y condiciones para el ingreso. No es lo mismo propiedad que gestión; el tener la propiedad no necesariamente genera el derecho de realizar la gestión que, más allá de si son o no de la familia, deben hacerla quienes se encuentran capacitados para ello. Establecer las diferencias entre familiares y tratarlas honestamente a tiempo, si bien podrá causar cierto malestar, evitar gestionar problemas a futuro. Con lo cual no queremos decir que esto hay que hablarlo con un manual de procedimientos en la mano. Se puede hablar de manera muy cálida, de manera muy comprensiva, de manera muy familiar e incluso muy profesional también.
Es importante desterrar la idea de que una charla profesional sobre temas de negocios tiene que ser hablada en términos de guerra. Es más generalmente cuando se habla de estas cosas es necesario hacerlo con la firme convicción de que por más difícil que resulte, plantearlo abiertamente está a favor de que nosotros seamos una familia y una empresa exitosa. Generar el ámbito para que las cuestiones difíciles, se puedan hablar, sin resignar la calidez, es un arte muy importante a desarrollar en empresas familiares.
Club Argentino de Negocios de Familia.

Comentários cerrados.