Sociedades entre hermanos: ventajas y dificultades.

Posteado el 19. Abr, 2018 por en Empresas Familiares

Algunas empresas familiares se gestan mediante la asociación de hermanos quienes acuerden empezar a llevar adelante su idea de negocio.

A diferencia de lo que podría creerse, la relación entre hermanos se inicia en base a la competencia, no a la colaboración. En los primeros momentos se debaten el amor de los padres, el cuidado, el alimento, el espacio personal. Luego cuando se abre paso a la sociabilización y por ende a la aparición de “los otros” vistos como amenaza. Sólo en estos momentos podría aparecer la posibilidad del amor entre hermanos.

Esta secuencia emocional es importante para poder comprender por qué en la juventud y la adultez los hermanos suelen asociarse para desarrollar negocios en forma conjunta, es decir, se unen para competir con los demás y afianzar un lugar en el mundo.

Una vez que logran cierta estabilidad, suelen competir internamente por la prevalencia del dominio sobre las decisiones o sobre los derechos económicos y de representación social. En definitiva, de esta doble articulación Asociación/Competencia derivan todos los beneficios y todas las dificultades de las sociedades entre hermanos.

La ventaja inicial consiste en la confianza básica que suelen tener  entre ellos porque comparten su forma de pensar o de actuar, y además  conocen y saben cómo lidiar con los desencuentros. En cambio, con una persona ajena a la familia, en un principio se hace más complejo y requiere todo un tiempo de conocimiento mutuo y aprendizaje. Otro beneficio radica en la sensación que ciertos valores son espontáneamente compartidos debido a haber tenido un hogar y una crianza en común.

La confianza básica y los valores compartidos constituyen un estímulo inicial que facilita la relación asociativa que en la etapa fundacional requiere más energía para luchar contra las dificultades del entorno que para establecer condiciones de relacionamiento interno. Muchas veces otra ventaja se da por el hecho de los hermanos cuentan con habilidades complementarias que les permiten ocuparse de diferentes áreas que exige el negocio sin apelar a la participación de terceros.

En relación a las dificultades están ligadas a la falta de prevención de los efectos que puede causar la competencia interna (aún cuando no se exprese) y por los valores no compartidos que se profundizan cuando cada quien forma su propia familia.

Una manera fundamental para trabajar sobre las dificultades es desarrollar la capacidad para prevenir los conflictos, es decir, hacer foco sobre los problemas cuando todavía no aparecieron.

Dada la complejidad de esta tarea, un método preventivo y eficiente es el desarrollo de un Protocolo Familiar donde se consensuan por escrito las reglas de convivencia y los valores que regirán todas las relaciones entre los integrantes de la empresa.

Comentários cerrados.