Empresas familiares: gestión y sentimientos

Posteado el 20. Feb, 2018 por en Empresas Familiares

Para conocer la lógica propia de las empresas familiares es preciso conocer la convivencia de dos sistemas relacionales:

Sistema relacional familiar: Supone el derecho a protección hacia todos sus miembros, la disposición a ofrecer refugio y ayuda y una vinculación sostenida por el amor.

Sistema relacional empresario: Supone la aceptación sólo de aquellos miembros que le permitan agregar ganancia o valor. Esto quiere decir que podrán participar las personas que cuenten con las capacidades y condiciones adecuadas para integrarse a la compañía y la desvinculación de quienes resulten perjudiciales a estos fines.

El arte de manejar la convivencia de estos dos sistemas es la clave del éxito. Los negocios familiares son el resultado de una particular integración de factores, familiares y empresariales que conllevan una configuración específica.

Ésta no solo afecta al gobierno de la empresa sino que la recorre de manera íntegra, incluyendo todas sus comunicaciones y generando una cultura que determina quiénes prosperarán y quienes no, cómo lo harán y cuáles serán los resultados de su gestión.

Se espera que ambos sistemas, disímiles en objetivos y principios, puedan coexistan en base al diálogo y al consenso de ideas. Sin embargo, cabe señalar que por su lógica conforman una base conflictiva que genera tensión entre sus miembros.

Para evitarla, se puede comenzar formulando principios básicos diferenciales que servirán para aumentar la sustentabilidad del sistema. Por ejemplo, se puede comenzar a establecer criterios en base a: selección de nuevos Colaboradores, política de compensaciones, evaluación de desempeño y capacitación, entre otros.

Asimismo para que la empresa familiar esté dispuesta a tratar estos temas donde se mezclan los sentimientos e intereses del negocio, necesitará aprender a fomentar el dialogo y el consenso de ideas.

Comentários cerrados.