Ellas: protagonistas indiscutibles

Posteado el 22. Nov, 2010 por en Sin categoría

Si bien en los actuales tiempos, se in­siste en destacar el rol de las muje­res en la actividad profesional y em­presarial, poco se trata su participación en los negocios de familia

Sin embargo, a lo largo de los años, hemos sido testigos de generaciones de mujeres lí­deres y fundadoras de grandes compañías familiares y de otras que desde el ámbito familiar, mantienen gran influencia en las más delicadas decisiones empresariales.

Más allá del lugar que ocupan, debemos reconocer que por mucho tiempo y hasta en la actualidad, los aportes de las mujeres en el negocio familiar han permanecido in­visibles, sin ser formalmente reconocidas; siendo hoy su mayor desafío hacerse un lugar y capitalizar las diferencias para, de esta forma, encontrar nuevas oportunida­des.

Debemos considerar que la mayoría de las empresas familiares argentinas se han constituido siguiendo la estructura de fami­lia tradicional, donde la mujer ha desempe­ñado históricamente puestos secundarios.

Tradicionalmente, la tendencia se ha basa­do en no incluir a las mujeres de manera formal en los negocios, puesto que duran­te muchos años se daba por hecho que los hombres debían trabajar en la empresa fa­miliar, mientras que las mujeres tenía que quedarse en casa para educar a los hijos.

Esta división de roles ha sido aceptada du­rante generaciones. Ni hombres ni mujeres se han atrevido a romper el equilibrio entre los roles de trabajo y familia, que se han re­lacionado emocionalmente a las identida­des tradicionales masculinas y femeninas.

Sin embargo, hoy en día, cada vez más mu­jeres se encuentran integradas, no sólo a la gestión de las empresas, sino ejerciendo una acción directa, con voz y voto propio, desde los directorios o dentro de la familia empresaria, reconociéndose de esta forma su verdadero rol.

Comentários cerrados.